Tipos de Piel II : Piel Sensible

28 jul. 2011

Aquí os traigo la segunda entrega de los Tipos de piel que podemos encontrarnos. En este caso voy a hablar sobre la piel sensible.

PIEL SENSIBLE

Es un tipo de piel cuya característica principal es la hipersensibilidad. Es capaz de reaccionar a distintos estímulos como si se provocara un tipo de alergia. Debido a esto hay que extremar en su cuidado.
No debemos confundir el tener la piel sensible con las ciertas reacciones que pueden darse por el uso de determinados productos cosméticos. Por esto voy a describir los tipos de sensibilidad que en este caso son: Sensibilidad inducida, hereditaria o idiomática.

Sensibilidad Inducida: No es una característica natural propia de la piel, sino que termina siéndolo por influencia de agentes externos tales como tratamientos cosméticos inadecuados, peelings a láser u otros. Otras veces este tipo de sensibilidad se genera por motivos internos, es decir, ingesta de ciertos medicamentos o algún malfuncionamiento endocrino.
Sensibilidad hereditaria:  Genera una piel sensible desde el nacimiento. Muchas veces quienes padecen este tipo de sensibilidad padecen de enfermedades como la dermatitis o piel atópica. Suele presentarse en cutis claros y reaccionan de forma desfavorable ante cualquier cambio brusco de temperatura o a las comidas picantes.
Sensibilidad Idiomática: Es el tipo más común en las mujeres; éstas sienten que su piel se irrita con facilidad aunque ésta no sea sensible.

¿CÓMO CUIDAR LA PIEL SENSIBLE?
Para que la piel sensible luzca de la mejora forma posible debemos empezar por la alimentación. Se deben incluir ciertos alimentos ricos en vitamina C (kiwis, naranjas, frutillas, etc); se debe reducir o eliminar el consumo de bebidas alcohólicas así como el de alimentos picantes o que contengan especias.
Los cambios de temperatura suelen romper los vasos capilares causando un enrojecimiento en las mejillas, por lo que es necesario evitar los lugares demasiado calientes y húmedos, lugares como los baños de vapor o saunas.
Pasando a la limpieza del rostro, debemos emplear productos específicos para este tipo de piel que no contengan alcohol y evitaremos las exfoliaciones agresivas. Además se aconseja emplear una vez por semana una mascarilla antiinflamatoria o antidescongestiva.

Si teneis la piel sensible y no conseguis encontrar un tratamiento adecuado, recomiendo que preguntéis a vuestro desmatólogo.
Espero que os haya sido de ayuda,

Rubi

2 comentarios :

  1. es impresionante, yo no sabí de donde venía eso de la piel que tanto afecta a un grupo inmenso de mujeres pero por lo menos hay un solución al respecto.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante para mi. LOS COMENTARIOS CON ENLACES O FIRMAS SERÁN ELIMINADOS. ¡Muchas gracias!